¿CÓMO ESTUDIAR UN TEMA?

Cuando no sabemos bien cómo estudiar o cuando creemos que estudiamos lo suficiente pero no obtenemos buenos resultados, debemos revisar nuestro método de estudio.

¿Cómo estudiar un tema o de una lección de un libro? ¿Estudiamos cada pregunta por separado? ¿Estudiamos el tema todo seguido? ¿Hacemos resúmenes o esquemas? 

Las respuestas a estas preguntas no son fáciles y casi puede decirse que hay tantos métodos como estudiantes.

Sin embargo, si andas algo perdido o no tienes ideas claras de cómo hacerlo, te proponemos un método que, con pequeñas variaciones, ha resultado útil a muchas personas. Estos son los pasos que tienes que seguir:

 

LECTURA GENERAL

Se trata de una primera lectura, rápida y atenta,  que nos facilite una visión general para:

-Ver de qué trata y darnos una idea del contenido general del tema o lección

-Ver cómo está organizado, de qué partes o preguntas consta…

-Captar la relación del tema con otros ya estudiados: qué conozco, qué puedo relacionar con lo que ya sé, qué me “suena” ...

ESTUDIO  DETENIDO

de cada pregunta o parte del tema.

 

2.1. LECTURA COMPRENSIVA DE CADA PREGUNTA

Segunda lectura lenta y reflexiva de cada pregunta o parte del tema para:

-Comprender el texto.

-Averiguando el significado de las palabras desconocidas.

-Localizar las ideas principales y secundarias de cada párrafo.

-Descubrir la estructura o “armazón” esencial del texto.

2.2. SUBRAYADO

Poner una o más líneas debajo de las ideas principales, secundarias y  los detalles importantes. Para ello:

-Mete en un recuadro la palabra clave de cada párrafo.

-Subraya las ideas principales de cada párrafo.

-Subraya de forma distinta las ideas secundarias y los detalles importantes.

-Evita subrayar párrafos enteros: haz mejor una marca en el margen.

-Comprueba que está bien si al leer lo que has subrayado tiene sentido.

      -Si al hacerte preguntas sobre lo leído, loe has subrayado te ayuda a contestarlas.

2.3. ESQUEMA

El esquema es como el “armazón” o el “esqueleto” del texto.  Se caracteriza porque:

-Recoge los conceptos clave  y las ideas principales y secundarias del texto.

-Presenta las ideas de forma ordenada y de manera que se ve la relación entre ellas.         

-Permite captar fácilmente la estructura y el contenido del tema.

-Hay muchos tipos de esquema (llaves, letras, decimal, diagrama, cuadro…). En cada caso debes   elegir el más adecuado.

2.4. RESUMEN (dependiendo del tipo de materia)

-Requiere una buena lectura comprensiva del texto y se apoya en el subrayado y el esquema.

-Expresa con tus palabras las ideas principales, exponiéndolas en orden y enlazándolas entre sí.

-Un buen resumen no es otra cosa que el desarrollo del esquema presentado en forma de texto normal y redactado con brevedad y precisión.

-La extensión de un resumen no debe superar el 20-25% del texto original.

PRIMER REPASO

Después de haber leído detenidamente el tema, tras haber subrayado las ideas principales y realizado el esquema llega la hora del REPASO. Para ello:

-Trata de rehacer mentalmente el contenido de cada pregunta, sin libro ni apuntes. Puedes hacerlo en voz alta.

-Trata de reproducir con tus propias palabras las ideas principales en el orden en el que aparecen en el texto.

-No te limites a recordar sólo algunas palabras o a estudiar de memoria.

-Si te “atascas” o te falta información, vuelve a leer la pregunta o revisa el subrayado y el esquema.

REPASO GENERAL

Cuando termines de repasar todas las preguntas del tema haz un segundo REPASO.

-Da un vistazo rápido a tus esquemas.

-Repite luego, de memoria, y en voz alta si te es posible lo que sepas del tema.

-Cuando seas capaz de recitarte a ti mismo el esquema completo de la lección puedes darla por aprendida y concluir el estudio.

 

PUEDES DESCARGAR ESTA INFORMACIÓN AQUÍ